cabecera servcio de atención para divorcios para padres

Área psicoeducativa para padres

La maternidad y paternidad no es sencilla y nunca lo será. Nadie nos enseña cómo ser unos buenos padres o buenas madres, sin embargo, es algo que todos deseamos. Todos los padres y madres, sienten angustia ante la incertidumbre, de cómo educar a sus hijos, o si han reaccionado adecuadamente ante situaciones inesperadas.

Con toda la buena voluntad, muchos padres han educado a los hijos, siguiendo pautas semejantes, a las que percibieron de sus propios padres. Otros padres, siguen de manera estricta, pautas de crianza, según los criterios educativos imperantes en el momento.

La sociedad ha cambiado, y seguirá cambiando. Los patrones educativos también. Ya nadie promulga la violencia como método educativo.

Lo realmente importante, es el deseo por parte de los padres, de cuidar, de querer darles el amor que realmente necesitan sus hijos. Ésta es la base, el sostén indispensable para que el resto de patrones educativos puedan cumplir su función.

Los niños y adolescentes, en su camino hacia la vida adulta, realizan un auténtico trabajo por evolucionar y desarrollarse, un esfuerzo más o menos constante, donde reaprender a procesar su perspectiva del mundo, tarea nada sencilla.

Si a los padres, nadie les enseña cómo ser padres, a los niños y adolescentes, tampoco. Esta falta de experiencia, genera gran cantidad de angustias y miedos (la relación con el propio cuerpo, la forma de relacionarse con las personas externas al entorno familiar y en la adolescencia, reaprender a relacionarse con las personas del propio entorno familiar).

A partir de ahí, existen múltiples teorías educativas, cada cual, con sus propios beneficios e inconvenientes. ¿Es la rigidez en la educación, con un gran número de normas, sinónimo de éxito educativo?;¿Es la flexibilidad total, y ausencia de límites, la mejor forma de querer a nuestros hijos?

Ningún método es completamente cierto, ni válido para todas las personas. Cada niño y niña, perciben el mundo desde su particular perspectiva, y de aquí deriva la enorme dificultad de la educación, así como, de las angustias que genera en los encargados de la misma, los padres y madres. Conocer cómo percibe el mundo nuestro hijo, cómo nos escucha, o conocer por qué parece que no puede escucharnos, es la base de la comunicación con los hijos.

SAEF, ofrece diferentes talleres, participativos, orientados a las necesidades demandadas por los centros o AMPAS.

  • Escuela de padres.
  • Juego
  • Igualdad
  • Manejo Emocional
  • Mindfulness
  • TICS
  • Bulling
  • No me escucha. ¿Cómo me ve mi hijo?

Taller teórico y práctico, donde los padres y madres, pueden aprender a escuchar a sus hijos desde otro lugar. Un lugar, centrado en escuchar para entender, cuales son los nudos en los que se encuentra su hijo, qué puede estar esperando de nosotros como padres y madres, para poder escoger la forma de comunicación..